miércoles, 26 de mayo de 2010

Aguante Cerati!!!

Estos últimos 10 días, han sido días de sobrevuelos, de cierta tristeza, de cierta fatalidad que parecía alcanzarnos una vez más. He de admitir que nunca he sido un hincha tuyo, al menos no uno de los que se cortan las venas con solo oír tu nombre, ni de los que tienen un orgasmo al oírte cantar “Signos”. No, nunca he sido de ellos, a pesar de que siempre te he oído a puchos, a pesar de que siempre toqué tus canciones en la guitarra y mucho después en el teclado, a pesar de que es una canción tuya el puente más privado que evita que mi corazón quede incomunicado. Sin embargo a pesar de que pueda ser uno de tus fanáticos más malagradecidos que tengas, no pude evitar sentir cierto temor al oír sobre el mal momento que estás pasando, sobre las posibles secuelas, sobre las innumerables ocasiones en que prendía la tele y aparecía alguna noticia tuya en donde anunciaban que no volverías a cantar, o a caminar, o a sonreír. Y claro, lo más triste es que por esos días estaba enganchado con “Zona de promesas” y que gracias a mi neurosis constante, no pude evitar imaginarme los innumerables especiales sobre tu partida con esa canción de fondo, con amigos hablando de ti, con la prensa, la odiosa prensa tratando de arrancarle las lágrimas a tus seres queridos, a los fanáticos. Y lo digo claro, con la esperanza de que no se cumplan las cosas que uno piensa en voz alta, con la absurda agonía de quien deja de escribir cuando al azahar suena una de tus canciones en el Winamp.
Por eso Cerati, recuperaté che, porque después de todo vale la pena poder volver a sonreír; porque a pesar de que nunca fui a uno de tus conciertos, de que siempre preferí otros grupos antes que a Soda, y que de alguna manera aprendí a odiarte por no estar en el disco de Charly y Aznar, soy parte de ese mar de personas que necesitan de tus canciones para poder darle algo de significado a estos días grises en donde tu voz es el milagro más esperado.




0 comentarios: