miércoles, 9 de febrero de 2011

Charly García y su Kill Gil actualizado


Corría el año 2007, cuando de pronto apareció en la web el supuesto nuevo disco de Charly García titulado: “Kill Gil” en clara referencia a la película de Tarantino, y con una portada que se parecía mucho, al de la película. En un inicio, se llegó a creer que se trataba de un acto de rebeldía, una manera en la cual Charly, le hacía frente a las disqueras. Sin embargo, con el pasar de las horas, se supo que en realidad, el disco, en el cual llevaba trabajando desde el 2005, había sido pirateado y subido a la web, en un claro acto por perjudicar a Charly. Tras esto, se barajaron una serie de leyendas urbanas, en donde se decía que había sido el propio Miguel García (su hijo) el que había hecho eso, o que había sido EMI (su disquera por aquel entonces) quien había saboteado el disco.
Lo cierto es que el disco que nos llegó, no era un disco acabado, por más que por aquel entonces, Andrew Oldham, ya se encontraba trabajando en la remantización del disco en New York. Luego vinieron los conciertos en donde hacía referencia a lo que había pasado, con un aparente buen humor, y que desencadenaría en su internación, recuperación y la espera de la resurrección que todos conocemos.
Fue así, que en el 2009 vuelve a los conciertos, mostrando canciones nuevas, como: “Deberías Saber por qué” o “Medicina de amor”, y cuando todos esperábamos que Charly sacara un nuevo disco, decidió terminar con el “Kill Gil” esta vez, totalmente remantizado, con nueva caratula, con DVD y en formato 5.1.
¿Y cómo suena el nuevo Kill Gil?
Pues, como contiene casi todas las canciones, del disco filtrado, con excepción de la que cantaba con Andrew Oldham, las pistas han sido mejoradas, al punto de que canciones como: “No importa”, “King Kong”, “Pastillas” y el cover de Lennon (Mirando las ruedas) suenan muy distintos a sus versiones originales. Sin embargo, también es cierto, que no es uno de sus mejores discos, pero creo no exagerar, al decir, que tampoco es de sus peores. En este disco se puede rescatar joyas musicales, como: “No importa” una canción que resume la fuerza roquera que lo acompañó desde su etapa Say no more, o “King Kong” que es realmente una de las mejores canciones compuestas por Charly García, y que en este disco, gracias a las mejores, suena finalmente de manera sublime.
Y si bien es cierto, que este disco, tiene la estructura (pero sobre todo la intención) de ser una ópera rock, algo que no es nuevo en la discografía de Charly, basta con recordar “La hija de la lagrima”, el “Kill Gil” termina siendo una mini opera, como el mismo Charly los diría.
En conclusión, un disco que para los que ya conocen la versión infiltrada, podrán disfrutar, con todas las mejoras, pero sobre todo, con las ansias por oír el nuevo disco de Charly, en donde por fin, esperaremos su tan ansiado resurrección.


Bonus track:
Algunos datos sobre el Kill Gil, gracias al usuario: Khrys92 de taringa.
Charly cuenta de que se trata Kill Gil:

“Es una mini ópera que se fue armando. Empieza con la flauta de Kung Fu. Se trata de la historia de un muchacho nacido en el Tercer Mundo, pero que vive en Nueva York y que un día escuchó una canción que le hizo revivir su génesis y decidió poner una bomba. El chico duerme solo en Nueva York. ¿Por qué? Porque está haciendo la bomba. Pero quiere avisarle a la madre, al hijo, a los amigos, que va a volar la ciudad, a través de mensajes en sus canciones. Si las entienden, se salvan. El segundo tema es para el hijo y dice todo lo contrario que un padre le diría a un hijo. El pibe pone al final la bomba y mueren todos menos él.
El concepto que tiene el personaje del disco de su familia no es muy bueno. Kill Gil vendría a ser un poco la forma de eliminar giles por un lenguaje que no conocen: la música”.



Charly contó en su momento algunas anécdotas de algunos de los temas y de que se trataban. A saber:

No importa. Es la segunda parte de “Cerca de la revolución”
In the city that never sleeps . Compuesta por el joven antes de viajar a Nueva York.
Pastillas. Es para el hijo del personaje y es todo lo contrario de lo que un padre le diría a su hijo.
Mundo B. Es para el padre, el hombre que hizo bien.
Corazón de hormigón. Es para la madre.
Los fantasmas. Una para los amigos de este muchacho
La rehén o la novia (King Kong) . Estaba en el estudio con un piano y un ritmo, y me quedé dormido. Y los muchachos, ingenieros y asistentes, me dejaron dormir y cuando me desperté, me encontré con una canción buenísima. Cuando uno tiene tanto training y ejercicio, puede dejar que las manos toquen solas y la mente sueñe. No necesita más información, ésa es la realidad
Break it up. ¿Sabés qué dice Andrew Oldham del riff?, que es el mejor que escuchó después de “Satisfaction”.
Un corazón para colgar . Dedicada a Oscar Moro.
Happy & Real. Yo no sé si Oldham me cargó, pero al día siguiente que grabé este tema, en una sola toma, me llamó con voz de Tony Bennett para decirme que era el mejor tema del mundo, o algo así.
Mirando las ruedas . La mitad lo pasé al castellano. Y me vino al pelo, porque siempre me identifiqué con el famoso: ‘people say I´m crazy doing what I´m doing´;yo le puse ‘dicen que estoy loco, haga lo que haga´. Se aplica perfecto a mi caso.
Play with fire. Al final todo se da vuelta: yo produzco y Oldham canta Porque ¿vos te creés que las canciones las hacía Mick Jagger o que el lagartijo lo inventó Lacoste? No, fue Dios.


0 comentarios: