miércoles, 26 de diciembre de 2012

La problemática de la comprensión lectora en nuestro sistema educativo



El problema de la falta de comprensión lectora en nuestros alumnos, posee un carácter sumamente complicado. Esto debido a que dicha carencia se encuentra inmersa en los distintos niveles del sistema educativo como también en los distintos actores del mismo. Esta problemática la podemos encontrar desde muy temprano, como es en el caso de la educación primaria, para más adelante encontrarla en el nivel secundario y superior. Lo que demostraría que el malestar de los alumnos, con respecto a la parte formal del lenguaje (entiéndase morfología y sintaxis) poseería raíces estratificadas muy difíciles de arrancar, al menos no en un corto ni mediano plazo.
              Probablemente el mayor problema en la educación primaria, es que la misma, en nuestro sistema de educación actual, es demasiado heterogénea. Esto debido a que las diferencias entre un alumno de un colegio privado y uno de un colegio nacional, son notorias. No solo por el hecho de que los profesores de una entidad educativa privada, necesitan contar con ciertos requisitos académicos y laborales, sino también porque a diferencia de los profesores del magisterio nacional, los primeros no se encuentran supeditados a la labor gremial (huelgas). Pero también es cierto que existen diferencias notorias entre un alumno de un colegio nacional de la capital, que un alumno de un distrito del interior del país. Por lo que la problemática, al inicio de la educación formal en un alumno, no solo se debe   al nivel académico y laboral de los educadores, sino también  a aspectos sociales, que no solo dificultan, sino que probablemente sea la razón principal del bajo aprendizaje de cierto sector del alumnado nacional.
            Sin embargo en la educación secundaria, dicha heterogeneidad  pareciera desaparecer (al menos de manera superficial) para ser parte de una terrible realidad, que es la baja o casi nula comprensión de lo que se lee (cuando se lee). Para los que nos encontramos en el sistema secundario sabemos  lo que significa el peligro, de no solo no comprender, sino de leer los escasos cuatro libros que el plan lector de la mayoría de los colegios decide plantear para el año escolar. En este punto nos encontramos no solo con la ineficacia, por parte del sistema educativo, sino también en los actores (directores, profesores, padres) para los cuales leer no cobra la importancia debida. Entonces ¿por qué debería de importarles la falta de comprensión lectora?
            Este punto es importante porque nos permite desentrañar el problema. Se le pide al alumno que sea capaz de comprender lo que lee, pero todos los intentos para que el alumno se interese en la lectura, son intentos fríos, carente de motivación alguna. Por lo que el primer culpable de este problema, radica en el plan curricular. Se ha llevado a la lectura un simple ejercicio nemotécnico, en donde todos los cursos que tienen que ver con el proceso de lectura, se limitan a fechas, batallas y clasificación de huesos. Se sigue aplicando el tipo de educación que no solo tuvieron nuestros padres, sino nuestros abuelos, ignorando el hecho que los alumnos de ahora son nativos digitales, y en donde a diferencia de lo que plantea Premsky, son muy escasos los intentos por acercarse a los nativos digitales o intentos fallidos, como el hecho de utilizar el hipertexto como un simple buscador de respuestas.   
            Quizás por ello, no debería de extrañarnos, que el déficits  de comprensión lectora en el nivel superior sea tan marcado. No solo por  tratarse del resultado de un proceso atiborrado de  errores y desidias  por parte de los actores más importantes del sistema educativo, sino también que al tratarse de nativos digitales, se encuentran en mayores dificultades para comprender los textos académicos de sus respectivas carreras profesionales. A esto se le suma la ineficacia para poder desarrollar informes o trabajos monográficos de los libros o temas desarrollados en aula.
            En el nivel superior, a diferencia del secundario, la ineficacia de la comprensión lectora, se vuelve más notorio y perjudicial para el alumno. Por lo que los posibles intentos para solucionar esa carencia, se vuelven mucho más claros y directos. Paula Carlino plantea, con respecto a la poca comprensión de los alumnos universitarios con respecto a los textos académicos, que una posible solución sería que los profesores discutan los libros de manera didáctica con los alumnos, poniendo especial énfasis en las categorías desarrolladas para que de esa manera el alumno pueda comprender el libro. Otra posible manera de poder encarar dicho problema, es que los profesores (muchos de ellos inmigrantes digitales)   logre encontrar la manera de sintonizar con los alumnos, haciendo uso de las propias herramientas que, como nativos digitales, usan a diario. Con respecto a ello, Premsky plantea que para ello habría que desarrollar una serie de programas educativos que ayuden a facilitar el aprendizaje a todo nivel.
           El problema de dicha alternativa es que la misma necesitaría de una logística amplia, además de tratarse de una alternativa costosa. Por lo que una posible solución para poder enfrentar el problema de los nativos digitales, es utilizar disciplinas académicas que permitan abordar el entorno digital de los alumnos, de manera directa y envolvente, como es el caso de la semiótica.
            En conclusión, queda claro que la problemática de la comprensión lectora en nuestro país, es un asunto complejo y sin posibles soluciones milagrosas; y que además se encuentra presente en todos los niveles de la educación, como en todos los estratos sociales, lo que aumenta su complejidad. Y que si bien, ya se ha comenzado a trabajar en posibles soluciones para hacerle frente, estas se encuentran todavía muy lejos de ser soluciones definitivas para un problema, que no solo involucra al sistema de educación de nuestro país, sino también a la clase de ciudadanos que serán en un futuro cercano.

0 comentarios: